La Hacienda

En el camino la hacienda, dice la leyenda que don Vicente San Fuentes hizo un pacto con el diablo para proteger su fundo que estaba flaqueando económicamente producto de la crisis que llego a nuestro país en los años de la gran depresión (1930 – 1940). Luego de aquel pacto se dice que una carroza tirada por dos corceles negros, diariamente, al oscurecer transportaban al mismo Satanás, quién transformado en un elegante caballero,vestido con smoking negro visitaba el fundo para recordar a don Vicente el precio del pacto, su alma.

Al paso de los años, el día en que debía pagar el precio del contrato había llegado. Al momento de su muerte, según los hombres del lugar, el cuerpo depositado en el cajón desapareció, siendo reemplazado por piedras. Pero sus vistas en carroza todas las noches no cesaban y atemorizaban a la población machalina, por lo que las hijas de don Vicente mandaron a traer una cruz con la imagen de Cristo crucificado, esta cruz detuvo el paso de la carroza infernal.

Hoy en día se le atribuyen poderes milagrosos a la imagen, y son muchas las personas que viajan diariamente a pedir y cumplir mandas, el cristo de la hacienda se ha convertido en parte de la identidad de la comuna

Visitanos junto a tu familia, amigos y disfruta de nuestros exquisitos platos y un gran ambiente!

Somos padre, empresario, e hija, chef, amantes de la buena mesa, de la gastronomía dedicada, pensada y bien hecha. De la comida chilena, de los pescados de nuestro mar, de las carnes magras, sabrosas y jugosas de nuestra tierra.


Por lo mismo quisimos aprovechar este lugar patrimonial, para instalarnos con un restorán único en El Pueblito de Machalí, construido y decorado por sus dueños, con espacios al aire libre para toda la familia, con hornos de barro, parrilla en obra a la vista, y una barra amplia para todas las edades y gustos. Aquí, no solo podrás encontrar un lugar campestre y relajado, sino que además variedades de carne y pescados y los más finos cortes como el confit de pato, el medallón de cordero, el entrecot, entre muchos otros.


Los esperamos con una apuesta de lujo, pero accesible para toda la familia, en el campo, a una hora de Santiago, a minutos de la ciudad de Rancagua, inserto en la comuna de Machalí, a pasos de la Carretera del Cobre, en un área privilegiada donde la buena mesa y el descanso están asegurados.